AtremoPlus: L-Dopa, el precursor de la dopamina, ¡la llamada “molécula de la felicidad”!

¿Por qué la dopamina también se llama la “molécula de la felicidad”?

Todos hemos oído hablar de la dopamina, pero ¿sabemos realmente qué es?
¿Y cómo impacta en nuestro cuerpo y nuestras emociones?
La dopamina es un neurotransmisor que regula muchas funciones en nuestro cuerpo.
Cuanto más estudiamos esta molécula, más comprendemos su impacto significativo en nuestro cuerpo físico, estado mental y emociones. De hecho, este neurotransmisor excepcional puede promover sentimientos positivos como la felicidad y el placer.

¿Cómo se vincula la dopamina con nuestro sistema de recompensas?

Estudios recientes muestran cuán profundamente está relacionada esta “hormona feliz”, también conocida como la hormona “sentirse bien”, con el sistema de recompensa de nuestro cerebro.
Las recompensas se encuentran entre los principales desencadenantes del rendimiento y también del bienestar. Si hemos hecho algo bien, somos recompensados y, en consecuencia, nos sentimos bien. La recompensa es parte esencial de nuestra motivación y el origen de un círculo virtual. La dopamina se libera como una especie de soporte molecular para estas emociones positivas de satisfacción.
Se liberan altas cantidades de dopamina, por ejemplo, en las victorias deportivas, y los trofeos ganados son la recompensa del duro entrenamiento y esfuerzo que podemos producir. Pero la dopamina es, en términos más generales, un neurotransmisor que se libera en mayores cantidades si nos sentimos bien y estamos en una dinámica buena y positiva.
La dopamina también está ligada a buenos procesos de memorización y aprendizaje.

¿La dopamina también está relacionada con problemas motores?

En efecto, los factores emocionales no son los únicos que determinan nuestro grado de felicidad. Las buenas funciones motoras contribuyen fuertemente a nuestro bienestar y promueven la sensación de sentirse jóvenes.
Supongamos que nuestro cuerpo envejece o ya no funciona bien, pierde rendimiento, experimenta calambres musculares, espasmos o temblores, dolores y molestias, rigidez en los músculos, pérdida del equilibrio, menos dinámica y disminución de la libido. Podemos notar que este tipo de malestares físicos y motores pueden impactar significativamente en nuestro bienestar físico y grado de felicidad.
La dopamina es conocida por ser uno de los principales factores para una excelente función motora y el bienestar motor.

¿Qué tipo de consecuencias experimentamos con niveles bajos de dopamina?

Es ampliamente conocido que los niveles de dopamina crónicamente bajos pueden provocar depresión, fatiga crónica y, si se combinan con daños en las neuronas dopaminérgicas, podemos observar problemas como el Parkinson. Los niveles bajos de dopamina también se han relacionado con el síndrome de piernas inquietas (SPI) y algunas formas de temblores esenciales.
Sin embargo, también hay situaciones con niveles bajos de dopamina más temporales que pueden provocar estrés, agotamiento, falta de libido o sentirse cansado, malhumorado y desmotivado. Algunos problemas de concentración, incluido el TDAH, también se han relacionado con niveles bajos de dopamina.
Además de los problemas mencionados anteriormente, podemos observar una gran variedad de otros signos y condiciones que pueden estar relacionados con una deficiencia de dopamina: dificultad para dormir o sueño perturbado, estreñimiento, poca energía, moverse o hablar más lento de lo habitual, sentirse desesperanzado y lleno de culpa, ansioso, sin expresión facial y muchos más.
¡En muchas de estas condiciones de malestar, podemos observar déficits dopaminérgicos!

¿Cómo pueden ocurrir los déficits de dopamina?

Primero, podemos mencionar el daño de las neuronas dopaminérgicas. Estas células específicas en el cerebro podrían considerarse una especie de plantas de transformación que transforman la L-dopa en dopamina y la envían al cerebro y al cuerpo.
Los expertos consideran que perdemos de media aproximadamente un 10% de nuestro potencial dopaminérgico cada década a partir de los 20 años. Una vez que se destruye el 60-80% de nuestro potencial dopaminérgico, es probable que aparezcan problemas más graves de los mencionados anteriormente.
Otro problema que podemos observar es una disminución de los receptores de dopamina de las células que puede contribuir a una menor capacidad de utilizar la dopamina generada. También se ha informado que los factores genéticos están implicados en la falta de nuestra capacidad para usar L-Dopa y dopamina de manera óptima.
Por último, también podemos mencionar los problemas nutricionales. El procesamiento industrial de alimentos que no conserva los ingredientes activos de los alimentos puede dar lugar a alimentos con valores nutricionales deficientes. Pero, ¿cómo podemos esperar que nuestro cuerpo produzca dopamina, si no le proporcionamos un suministro suficiente de los precursores, principalmente L-dopa?
Los malos comportamientos nutricionales pueden ser un origen adicional de un mal soporte nutricional que puede conducir a una falta de L-dopa en nuestra dieta y, en consecuencia, a déficits dopaminérgicos y problemas relacionados.
En resumen, el cuerpo a menudo simplemente carece de L-dopa, que es el ingrediente esencial para producir cantidades suficientes de dopamina.
Una combinación de estos diferentes orígenes puede conducir a déficits dopaminérgicos más severos y desencadenar consecuencias más debilitantes, pero uno de ellos puede ser suficiente para provocar problemas temporales o permanentes.

¿Cómo podemos combatir los déficits de dopamina?

Un estilo de vida saludable puede contribuir a preservar el potencial dopaminérgico. Es el primer buen punto de partida.
Moverse, una buena nutrición y la disminución del estrés son sin duda algunos de los ingredientes principales para mantener buenos niveles dopaminérgicos y combatir los déficits dopaminérgicos.
Otro elemento esencial que podemos mencionar son los antioxidantes como la vitamina E que pueden contribuir significativamente a proteger las células contra el daño oxidativo. El yogur, el kéfir, el chucrut y otros alimentos fermentados son beneficiosos, ya que contienen probióticos que promueven la salud. Algunos de ellos son incluso llamados “psicobióticos”, ya que favorecen la producción de dopamina. Además, es interesante comer alimentos ricos en L-dopa, como las habas Vicia Faba. Algunos de estos frijoles contienen altos niveles de L-dopa.

¿Pueden los complementos alimenticios aportar una solución adicional?

Puede ser difícil comer frijoles Vicia Faba todos los días para compensar los déficits dopaminérgicos. Además, en muchas situaciones, necesitaríamos comer muchos de ellos para lograr una compensación suficiente.
Los complementos alimenticios como AtremoPlus pueden ser una excelente fuente de L-dopa para compensar los niveles bajos de dopamina de forma temporal o permanente.
Sin embargo, es importante que la L-dopa de los complementos alimenticios pueda llegar al cerebro. Los polifenoles de AtremoPlus regulan la transformación de la L-dopa en dopamina para poder atravesar la barrera cerebral y llevar la L-dopa al lugar donde realmente se necesita: en el cerebro.
AtremoPlus se elabora a partir de la planta de Vicia Faba mediante un proceso que conserva los principios activos. Contiene polifenoles de forma natural que ralentizan los procesos de transformación de L-dopa en dopamina. Esto permite que la L-dopa, una pequeña molécula, atraviese la barrera hematoencefálica y se transforme en dopamina donde realmente se necesita: ¡en el cerebro!
Esta función inhibidora de los polifenoles es fundamental ya que ayuda a mantener la L-dopa disponible para el cerebro el mayor tiempo posible. La L-dopa que se transforma demasiado rápido en la sangre y antes de llegar al cerebro se vuelve inútil.

AtremoPlus está normalizado en su contenido de L-dopa, es bien tolerado y también contiene vitamina E

Como muchos complementos alimenticios no tienen contenidos estandarizados de L-dopa, es importante prestar atención a este asunto. AtremoPlus no solo proporciona L-dopa altamente concentrado sino también normalizado a 21,5 mg/g para una dosificación segura y regular.
AtremoPlus contiene además Vitamina E que favorece la protección de las células frente al daño oxidativo causada por los radicales libres. El daño oxidativo de los radicales libres es considerado por los expertos como una de las principales causas del envejecimiento y los procesos degenerativos.
Atremoplus ha sido probado clínicamente y fue muy bien tolerado por el 100% de los participantes del estudio sin efectos secundarios indeseables. En general, los usuarios de AtremoPlus reportan excelentes resultados siendo perfectamente tolerados.
¿Dónde se puede comprar AtremoPlus?
Haga clic en el siguiente enlace o en el botón a continuación para ser redirigido al sitio web para comprar AtremoPlus: https://atremoplus.com/es/atremoplus-natural-l-dopa

Enviamos a muchos países de Europa, EE. UU., Canadá y algunos otros países con compañías de envío premium como DHL, UPS y Colissimo.

Este contenido puede ser importante para las personas que necesitan esta solución natural. ¡Gracias por compartir!

Descargo de responsabilidad:
Tenga en cuenta que este blog informa sobre nuestro complemento alimenticio AtremoPlus y temas relacionados. Este blog NO tiene la intención de brindar ningún consejo médico.
Para todas las preguntas relacionadas con la medicina, comuníquese con su profesional de la salud.

Referencias:

Baik, JH. El estrés y el sistema de recompensa dopaminérgico. Exp Mol Med 52, 1879–1890 (2020). https://doi.org/10.1038/s12276-020-00532-4

Bressan, RA y Crippa, JA (2005), El papel de la dopamina en el comportamiento de recompensa y placer: revisión de datos de investigaciones preclínicas. Acta Psychiatrica Scandinavica, 111: 14-21.

Deja un comentario